El Flamenco en Sevilla

By 30 septiembre, 2016 Curiosidades de la visita

EL SIGLO XX, EL SIGLO DEL FLAMENCO

 

Se cree que el flamenco surgió a finales del siglo XVIII en ciudades y villas agrarias de la Baja Andalucía, influenciado por las diversas culturas asentadas en esta tierra.

Entre 1765 y 1860 se encuentran tres focos de importancia que crearían escuela: Cádiz, Jerez de la Frontera, y el barrio de Triana, en Sevilla.

El baile flamenco empieza a representarse frecuentemente en patios, ventas y salones privados cuando se celebraban fiestas y la guitarra comienza a acompañar al cante, que normalmente se realizaba a palo seco.

A principios del siglo XX comienza un movimiento llamado “La Edad de Oro del Flamenco”. Nacen los Cafés Cantantes, locales nocturnos que se convierten en escenario exclusivo de artistas flamencos, y lugar de encuentro de ilustres intelectuales que frecuentaban el centro de la ciudad.

Figuras como Silverio Franconetti y Antonio Chacón rivales en los escenarios mantienen el flamenco en todo lo alto. Cafés como Cabeza del Turco, Lombardo, Burrero, Novedades se disputaban la clientela en una época en la que este arte estaba muy mal visto por la alta sociedad.

imagen-1-flamenco-despues-sociedad

A partir de 1910 los espectáculos flamencos pasaron a ser celebrados en plazas de toros y teatros, bajo el nombre de “Ópera flamenca”. Esta denominación era una estrategia económica de los promotores para tributar menos.

En esta época los espectáculos flamencos se extendieron por toda España y por las principales ciudades del mundo.

Cantaores como el Niño de Marchena, Pepito el Pinto y el Carbonerillo inician sus carreras y comienzan a grabar sus primeros discos de pizarra. El fandango se impone a otros palos del flamenco y se crean muchas variedades de estilos.

Este camino nuevo que había tomado el flamenco no gusta a todo el mundo y en 1922 un grupo de intelectuales, como Falla y otros artistas de la Generación del 27 crean en Granada un Concurso, con la finalidad de buscar nuevos valores que cultiven el cante jondo auténtico.

imagen-2-flamenco-despues-autentico

En 1925 se celebra un nuevo concurso para dilucidar quién se coronaba como el mejor de los flamencos y un jurado presidido por Don  Antonio Chacón se decantó por unanimidad para declarar ganador de la primera Copa Pavón a Manuel Vallejo.

Dado el éxito de taquilla, público y crítica de la primera Copa Pavón, se organizó su segunda edición para el siguiente año, y en 1926 se le concede la II Copa Pavón a Manuel Centeno y a Manuel Vallejo, la Llave de Oro del Flamenco.

imagen-3-flamenco-despues-centeno

En la década de los treinta el flamenco no se mantuvo ajeno a los acontecimientos sociales y políticos de la época. Figuras como Vallejo, Corruco de Algeciras, Pastora Pavón grabaron cantes a favor de la República.

El 18 de julio de 1936 estalló la Guerra Civil Española afectando al Flamenco con la misma crueldad que sobre el resto de españoles. Muchos artistas tuvieron que exiliarse y comienzan unos años de decadencia.

A partir de 1955 se produce un Renacimiento del Flamenco, siendo Antonio Mairena su figura principal, luchando toda su vida por la dignificación del flamenco, otorgándosele la LLave de Oro del Cante en 1962 y que da origen al Flamenco que ha llegado hasta nuestros días.

imagen-4-flamenco-despues-dias

Os incluyo un enlace a un artículo en la prensa donde se describen estos lugares emblemáticos en Sevilla. Podriamos hacer una ruta turística, un paseo por estos escenarios históricos del flamenco:

http://sevilla.abc.es/cultura/musica/20140919/sevi-cafes-cantantes-bienal-201409161909.html

Y recuerda reservar aquí nuestro Tour de Tapas y Flamenco en Sevilla para tener la experiencia más completa. ¡Te esperamos!

Leave a Reply